Scroll to top

¿Cómo afecta el COVID19 a la Seguridad y Videovigilancia?

La crisis global a causa de la expansión del Coronavirus comienza a hacer estragos en la economía mundial. El sector de la seguridad no es ajeno, y especialmente, el mercado de la videovigilancia ya que gran parte de los suministros proceden del continente asiático. El avance del virus, denominado Covid-19, podría tener un impacto significativo en un mercado que en 2019 ascendió a 20 mil millones de dolares.

El 90% de los suministros y mano de obra del mercado de la videovigilancia provienen de China lo que produce una repercusión generalizada a nivel empresarial, y el 45% de los ingresos del mercado global. Por ello, este importante mercado podría ver reducida su demanda y producción.

Tommy Zhu, analista senior de videovigilancia, ha comentado: “Los proveedores de equipos de videovigilancia en China actualmente se enfrentan a un descenso de la producción debido a la falta de mano de obra. Mientras tanto, es probable que la demanda interna de productos de videovigilancia de uso general cese o sufra demoras a medida que el gobierno chino se concentre en el control del coronavirus”.

El transporte y el suministro de productos

Aislar una ciudad, restringir viajes y transporte supone un impacto para el suministro de productos, en este caso, los sistemas de videovigilancia son unos de los más afectados del sector tanto a nivel nacional como internacional.

Las compañías proveedoras de sensores, cámaras de seguridad y otros dispositivos de vigilancia han empezado a volver a su rutina de trabajo normal, aunque sigue habiendo escasez de personal debido a la pandemia, cuyo impacto está aún por determinarse.

Por otro lado, los principales proveedores de equipos de videovigilancia son los principales clientes para los proveedores de componentes de videovigilancia, y es probable que se priorice el suministro de éstos.

Si la epidemia continúa extendiéndose y las infecciones aumentan de número en el segundo trimestre, entonces los efectos del coronavirus en la industria de la videovigilancia y en muchos otros mercados serán graves.

El trabajo dificultado por la epidemia 

Tras el aislamiento de la provincia de Hubei, las zonas vecinas que se encuentran gravemente afectadas como las ciudades de Beijing y Shanghai, y las provincias de Guangdong, Zheijang y Jiangsu, están tomando medidas de seguridad para controlar y prevenir la propagación de la epidemia.

Una de las medidas ha sido la ampliación del periodo de vacaciones, inicialmente fijado del 30 de enero al 2 de febrero. También se está imponiendo una cuarentena de 14 días a sectores específicos de la población afectada por el brote.

Mientras tanto, las empresas que necesitaban comenzar a trabajar después de las vacaciones recibieron permiso del gobierno y se alentó a los empleados a trabajar desde casa, en la medida de lo posible.

Aunque estas dificultades laborales solo han tenido un impacto menor hasta ahora, si la epidemia continúa propagándose y las infecciones aumentan en número en el segundo trimestre, los efectos del coronavirus en el suministro de equipos de videovigilancia serán graves, no solo en China sino en todo el mundo“, subrayó Zhu.

El uso intensivo de mascarillas está llevando a diversas dudas por parte de la población. Pero, ¿cuándo se debe utilizar la mascarillas? ASEPAL lanza dos mensajes claros acerca del uso de mascarillas quirúrgicas y mascarillas autofiltrantes contra partículas, utilizadas como medida de protección frente a este tipo de agente biológico:

  • Si usted está sano, el uso de una mascarilla quirúrgica solo será necesario si debe cuidar a alguien sospechoso de estar infectado con el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Si no se da esta circunstancia, usted no necesita en absoluto ni adquirir, ni utilizar este dispositivo médico.
  • Las mascarillas autofiltrantes contra partículas (FF P2 o FF P3) solo están indicadas por las autoridades sanitarias de todo el mundo única y exclusivamente para el personal que tome las muestras clínicas, atienda a casos en investigación, probables o confirmados o las personas que entren en la habitación de aislamiento (ej.: familiares, personal de limpieza…).

 

Related posts